Nueva Ley de Defensa de la Competencia: riesgos y beneficios

Recientemente se ha propuesto un nuevo proyecto de modificación de la Ley de Defensa de la Competencia, a presentar este año.


Una de las ideas centrales de esta reforma consiste en prevenir fusiones o transferencias accionarias o de activos que puedan, con alta probabilidad, resultar en una disminución de los niveles de rivalidad en los mercados.


¿Cuáles serían los costes y beneficios de esta nueva regulación?


Uno de los principales beneficios es prevenir concentraciones anticompetitivas preservando el status anterior al de la operación de la concentración.


Sin embargo, si bien se pretende establecer un procedimiento de tipo preventivo, el hecho de realizar un control previo a la consumación de la concentración económica podría generar una demora en la transacción, que no puede cerrarse hasta no proveer la información relevante a la agencia, lo cual se traduce en un mayor costo administrativo para la empresa, que debe examinar contra reloj las concentraciones.


En un contexto donde entendemos que los plazos son fundamentales cuando se lleva a cabo una operación de compraventa de una compañía, la dilación del proceso lleva muchas veces al fracaso de la operación.


Lejos de favorecer el desarrollo empresarial, este nuevo régimen, que entraría en vigencia 90 días después de su aprobación, presentaría consecuencias poco prometedoras para el mercado argentino.


1 vista0 comentarios